Diabetes y obesidad van de la mano